Las empresas y personas naturales que pueden ser obligadas por la DIAN a facturar electrónicamente tienen dos opciones: Esperar que la DIAN emita la obligatoriedad o adelantarse al proceso siendo voluntario en la implementación.